la tinta besa la piel, su paso deja erizadas expresiones, marcas indelebles, caracteres y espacios, rastros que se hacen palabras. Max Römer Pieretti

lunes, 23 de septiembre de 2013

Desde el rincón

en esa esquina
sentado en la silla auxiliar
la del rincón
la que tambalea
el libro reposa sobre los muslos
las páginas se suceden una tras otra
igual que las horas
en aquella esquina
al fondo del comedor
rítmicamente acompañado
por el cucú de la pared

pasan las salidas del pájaro
las comidas van sucediéndose
las aventuras del libro
ese de ayer,
ya no son
se transformaron en una historia
sobre las cosas de Europa
de esas sucesiones reales
más tarde
el misterio de la poesía
las sensaciones de Benedetti
las palpitaciones de Sor Juana Inés de la Cruz
el ritmo del escritor
las respiraciones de Pearl Buck
la intrepidez de Hemingway
lo pausa andina de García Márquez
la existencia desde su montaña de Thomas Mann

el arco de la espalda
tensa su cuerda en la mirada tras los cristales
clavados los ojos sobre las páginas
sin perder el hilo de las letras
sin dejar vacíos ni los espacios
escrutando las tildes y las comas
volcando los giros de los caracteres en el cuenco de la memoria
viendo que el baile de las letras se hace palabra

desde esa esquina
el refugio desde ahora
el lugar favorito para estar


Max Römer Pieretti

Madrid, 23 de septiembre de 2013.