la tinta besa la piel, su paso deja erizadas expresiones, marcas indelebles, caracteres y espacios, rastros que se hacen palabras. Max Römer Pieretti

sábado, 14 de julio de 2012

Dandelión


A Cremusiño en su noveno aniversario
así,
el delicado pompón
arrojó sus semillas
tras el soplo último
nada queda en la corola
un yermo tallo movido estoico por el viento
coleópteros blancos
aterrizan lejos
en diáspora germinadora

los suelos fértiles acogen
ayudan
hacen familia
se saben originarios del tallo aquel
serán tallos a su tiempo
no hay tiempo de pensar en alientos lastimeros
hoy son pompones
blancos
movidos por el viento
enteros
alegres
cada uno en su horizonte
todos de la misma estirpe

jueves, 12 de julio de 2012

Sonrientes


Una vez más a mi mujer, que es el tu del nosotros que conjugamos
nos quedamos sonreídos
el beso de ahora se repite
se queda conjugando verbos
el plural primero
el singular de escucharnos después
desde la pausa del oír para no volver páginas desde la contratapa

recoge la miel que se chorreó de la luna
esa luz de la otra noche
nosotros en lo oscuro siendo faros

sonreímos de mirarnos
y nos quedamos con el pulso emocionado
lleno de sentires del orgullo de las palabras juntas
que nos dejan tal cual somos
como nos definimos
en este amor inmenso.

lunes, 25 de junio de 2012

Seco


piel seca
yermo el clima
seco todo
la mano del niño reclama
del seno seco su hambre sin moscas

la vaca tampoco alienta
decora su osamenta
al árbol que fue
al pasto que dejó de ser

seco todo
encandilados los ojos secos
sin lágrimas de tanto llorar
sin el agua del cuerpo
sin humedad

miércoles, 20 de junio de 2012

Ese señor


A mi miopía y ese día que crecí de repente

Un día, como todos, desperté. Pero ese día fue diferente. La sombra de un tipo que me escrutaba me hacía sentir incómodo. No sabía que hacía ese señor ahí. Por mucho que me esforzaba, no se alejaba. Desde niño aprendí que la receta del médico era la mejor. Sacar los anteojos del estuche y rodear las orejas. En menos de un parpadeo, vería todo con la nitidez de siempre. Las marcas de los cubiertos, los segundos por avanzar del reloj, las letras tendrían sentido, las virutas del sacapuntas no serían estropicios del gato, ni la luz se arremolinaría en caracoles danzantes.
Mientras hacía el recorrido desde el hueco del estuche hasta mi cara, mientras abría las patas de mis lentes, pensaba que el maleficio de ese señor escrutándome desaparecería. El frío que tenía en el estómago era inmenso. ¿Y si no se iba? ¿Y si fuera una sombra permanente? ¿Y si la sombra perdida de Peter Pan se había posado delante de mí y no me dejaba avanzar más? ¿Quién era ese señor?
Por fin sentí calzarse las gafas sobre la nariz, las varillas rodearon con sentimiento familiar mis orejas. Y estaba ahí, ahí seguía. Era yo ese señor que lastimosamente me veía desde el otro lado del espejo. 

lunes, 11 de junio de 2012

En tiempo amatorio

I
las esferas de los relojes
espacios de recorrido rítmico
de ilusión en ascenso
de cuenta ascendente
de tiempo que se espera
o que se va.

II
en el tiempo amatorio que vivo
ese donde los minutos son tuyos
donde mi péndulo subraya mi latir
ese latir de tu cuerpo
intérprete de este tiempo que es nuestro
ese de los segundos oscilantes,
a veces largos,
otros cortísimos,
los mas recordados en suspensión

III
amarte es hacértelo sentir todo el tiempo con acentos de mirada de reloj
como esas miradas que me tejen a ti
como hace el segundero en su rojo transitar por la faz ilusionada de su reloj

jueves, 31 de mayo de 2012

Creo


Creo en tu sonrisa
en el Espíritu de la Libertad de los Rolls Royce
en la trompeta de Louis Armstorng
en la voz de Ella Fitzgerald

Creo en tu pelo más ondulado cuando caminas
en tus ojos melosos
en la pareja perfecta que hace una pizza y una cerveza
en querer ir de la mano contigo

Creo en la música en CD
en el poder milagroso de un baño y una siesta
en tu aliento mentolado
en una taza de café y en el pan con mantequilla
en la ropa limpia y planchada para trabajar
en quitarse los zapatos en señal de satisfacción del día hecho

Creo en los tropiezos de escalera
porque de esa manera te conocí

Creo en la fuerza de las palabras
en el gesto sincero y amable que es apoyo y caricia
en las webcam y los chats
en los smartphones y sus posibilidades

Creo en el amor con frases
en la potencia de la salud
en el coraje que hemos tenido
en las dificultades que vivimos y viviremos
en la sonrisa de una cara sin frenillos

Creo en el café instantáneo
en el desayuno de prisa
en las palomitas de microondas
en las bandejas de pavo rebanado
en los paseos por Gran Vía


Creo en la poesía
en la tinta que corre por mis cuadernos
en la escritura automática
en la conversación fluida
en las palabras bien escogidas

Creo en el nosotros que hacemos como familia
en la hija que es hojarasca
risa que es oleaje y revolcón

Creo en el sol sobre tu piel
sobre la mía
en el mar de Los Roques
en los cocos bebidos en la playa con susto

Creo en el  trabajo de todos los días
y en el de los fines de semana
todos en nuestro espacio de concentración
delante de los teclados

Creo en las catas de vino
en los quesos comprados en la estación
en el pan con jamón y una botella de vino en la Plaza Mayor
en las ensaladas de atún en Mochima

Creo que cada día que pasa es un introito
para el año que viene
la semana que será
los amaneceres que disfrutaremos
que cada momento es nuestro
millonarios en nosotros

Creo en esas mañanas de sol
de solazo entrando por la ventana
por el orgullo de no saber escuchar
por las ganas de poseer el paisaje
aunque las mañanas sean demasiado pronto

Creo en que todas las flores se abren
para ti
un arcoíris de aromas y colores
de regalos que disfrutamos tanto

Creo en esos “ajaes” y carambas
que ponen en su sitio tantas cosas
que ubican el transcurso de los planetas en su lugar
y completan tantas frases

Creo en todo lo que eres y somos

domingo, 27 de mayo de 2012

Estos días


Hay días de gracias a Dios
y de Dios apiádate
días de éxito
de esos trabajados con gusto
que se van cargando de angustia
de dolor por otros
de agobio

Hay días de alegría inmensa
que se enturbian no sabemos por qué
y que esta opacidad
va tan de la mano
y es inasible a la vez

Hay días que son ese día de un día de estos
tan anunciados
que se cruzan en los caminos
con extrañas vivencias
preguntas imposibles
acertijos
que se nos ponen delante
buscando llenar vacíos
que no sabíamos que estaban allí

Hay días en que la fuerza que está en un te amo
debe transmutarse
colgarse del aire y servirnos de faro

Hay días de herencia
de esas conversaciones que marcan y determinan
que son legados para el vivir

Hay días en que no sabemos cómo
estamos todos unidos en oración
alzamos los ojos llenos de estupor
y así, volcados hacia el infinito
dejamos caer esa lágrima
de todos los días juntos

Hay días de esos
y hoy
es uno de esos días

viernes, 18 de mayo de 2012

Y ella se hizo cuento


Entró diferente a los demás viajeros. Volteó para todas partes, buscando referencias, estudiándonos a todos, buscando algún cómplice. No consiguió nada, a nadie conocía.
Inspiró y exhaló ruidosamente. Se estiró sobre la punta de sus pies con los ojos puestos en la ventanilla, mirando sin ver ese movimiento horizontal irrefrenable del tren. Así, ella se hizo cuento breve como la distancia de dos estaciones de cercanías.
Ambiente de aplausos y rápido paso de cartera con tintineo de monedas. Monedas de churros y café para más tarde, para el hambre del cuento dramatizado e invencible de mañana.

domingo, 6 de mayo de 2012

Madres, comadres, madrinas


Son pocos los días para festejarlas. Eso de resumir su labor, jornada, sentimientos, afectos, caldos y mediciones de calenturas en un primer domingo del mes de mayo como que sabe a poco. ¡Claro! Hay que ponerle día porque de lo contrario los hijos pasaríamos a ser unos aduladores en una gestión edípica que no tendría fin. No habría psicólogos que atendieran a tantos porque ellos mismos estarían trastornados en eso de festejar a sus propias madres.

Hoy, cuando las madres se acicalan con los obsequios de los hijos, cuando lucen collares de macarrones y cartulina, cuando se rocían las muñecas con perfumes nuevos, cuando el desayuno en la cama es jornada extraordinaria de limpieza, me uno con sus hijos, ahijados, sobrinos, nietos a abrazarlas con esa sensación inmensa de sentir la proyección infinita de sus caricias sobre la cabeza sudada de patio.

jueves, 8 de marzo de 2012

¿a qué te pareces?

Desde que te conozco, me haces rememorar cosas, lugares, sabores y olores. En ocasiones me distraigo en reconocimientos y remembranzas de eso que definimos como vivir amando.

Sí, es verdad, se puede pensar que soy sibarita, que me deleito con todo, pero sé que eso es poco, frente al placer de estar contigo.

He buscado qué te define y, como leerás luego, eres mezcla perfecta de estilos, formas y representaciones. Tiempos de pensamiento diferentes te describen, espacios del orbe te adoran.

Si te ubico como arquitectura, te quiero imaginar como el hall del edificio de la General Electric en Nueva York. Impolutamente Art Deco, diseñado para complacer los ojos de mirada inquieta de los ejecutivos que transitan por allí.

Si hablamos de música, eres como el concierto en Re Mayor de Antonio Vivaldi. Alegre, vivaz, reiterativa en el afecto, sorprendente en los arpegios del clavecín. Luego, en el segundo movimiento, romántica, sensual, cariñosa de ojos suaves que me abrazan. Para finalizar el tercer movimiento, eres danzarina, divertida, ascendente en pasiones, clara en determinaciones.

Si fueses pintura, serías como los lienzos mínimos de Magritte, una clara violación a las leyes naturales, original, locuaz, sorprendente, limpia, plucrísima en el trazo.

Si te catara como a un vino, ¡ayer lo supe por fin!, me quedo con el Boscatto Gran Reserva, un tinto del Brasil. Un Cavernet Sauvignon de decente textura, suave retrogusto, aroma tenue sin florituras ni barricas de fondo, la uva en su paseo gustativo en auténtica fusión con el paladar.

Si de paisaje se trata, me quedo contigo en la vista desde tu balcón, amplia y generosa en cambios climáticos, colores que se funden y confunden en el titilar de luces de Caracas.

Como color, y aunque te gusta el azul, la paleta de un pintor es poco espacio para describirte. Eres del color de lo que te imagines. Un lienzo abierto y blanquísimo dispuesta a recibir lo que se te otorgue con afecto y cariño.

Si fueses paraje de un libro, te ubico en las líneas de Kundera, cuando define a la belleza como “oculta tras los bastidores de la manifestación del primero de mayo. Si la queremos encontrar, tenemos que rasgar el lienzo del decorado”

Si fueses ciudad, sin duda Florencia.

Mas eres mujer y amándote, adorándote como lo hago, reconozco en ti tantas maravillas que son tu propia esencia, que busca con urgencia mi representación humilde en lo que creo que es la belleza, tú.

viernes, 3 de febrero de 2012

Avanza

a mi esposa
Amor
avanza
que el pelo se te mueve con la brisa
que se ondula en resortes que acompañan tus pasos

avanza
te espero al final de este pasillo
atento a cada paso tuyo
con los brazos abiertos

avanza
mira que no es fácil lo que nos viene
que los días son cúmulos de nosotros
fotos para el álbum de mas tarde

avanza
estoy en la ventana
ya te veo reír los ojos
que se cierran
en este beso

lunes, 23 de enero de 2012

Te pienso

Te pienso en ese andar
que es prisa
que es pausa
que marca una hora
esa
tuya

Te pienso rebelde
un torbellino de sentimiento
una vorágine de pensamientos
un cúmulo de sensaciones
esos
tuyos

Te pienso amatoria
en ese tiempo anhelado
de espacio indefinido
cubierto de nosotros
esos
tuyos